Los principales beneficios del sistema sifónico son los siguientes:

  • Mayor capacidad de evacuación pluvial de caudal.
  • Uso de un único colector (o un número mínimo en función de caudal) para conducir el agua al exterior del edificio.
  • Menor número de sumideros.
  • Mayor flexibilidad en la disponibilidad y uso de espacio interior del edificio.
  • Menores diámetros de tubería necesarios.
  • No hay necesidad de arquetas ni colectores enterrados en el interior del edificio.
  • Colectores sin pendiente, tanto aéreos como enterrados.
  • Menor obra civil y zanjas de menor profundidad en el exterior del edificio, lo que redunda en una importante reducción de costes (30%).
  • Mayor facilidad para reciclar agua al concentrar con facilidad todo el caudal en un punto sin condicionamientos del terreno.
  • Flexibilidad de diseño que permite alcanzar soluciones óptimas.
  • Autolimpieza interior de los colectores.
  • Menos fijaciones a paneles y estructura.
  • Menos metros totales de tubería respecto a un sistema por gravedad.
  • Menor necesidad de movimiento de tierras contaminadas.
  • Uso de materiales no contaminantes.
  • Menor riesgo de fugas o averías.
  • Diseño no determinado ni condicionado por las pendientes del terreno.
  • No hay problemas asociados al mantenimiento de las arquetas interiores.

Uno de los principales beneficios del sistema sifónico se consigue gracias al principio de acción sifónica: podemos reducir de forma considerable el tamaño de las tuberías y el número de bajantes en su proyecto frente a los diseños de sistema gravitatorio clásico, para formar una instalación muy “limpia” desde un punto de vista estético y con un menor riesgo de impactos en la/s bajante/s utilizadas.

Asimismo, otro de los beneficios del sistema sifónico de aguas pluviales no requiere de pendiente en los colectores situados a nivel aéreo por lo que el usuario del edificio dispone de un mayor espacio útil.

Los beneficios del sistema sifónico son especialmente prácticos en edificios con fines logísticos, factorías, aeropuertos, estadios de fútbol, hospitales, parkings… En general el sistema sifónico de evacuación pluvial es ideal para edificios con grandes cubiertas o cubiertas con una arquitectura compleja,